Saltar al contenido

Vivir antes de la era del automóvil

Antes del auto
Antes del auto

El título de la nota quizá haga que muchos de ustedes se asombre por mi afirmación “Vivir antes de la era del automóvil” porque seguramente interpretarán que prefiero vivir sin la existencia de auto. Y no es eso lo que quiero transmitir. Lo que afirmo es que me gustaría experimentar por un tiempo, unos días, cómo sería la vida si no existiera automóvil. Más o menos así como vivían antes del Siglo XX.

Por supuesto que muchísimas cosas no se podrían llevar a cabo, o tardaríamos mucho más en hacerlas. Probablemente desistamos de hacer muchas por un tema de distancias y tiempo.

Pero otra realidad es que experimentaríamos paz en nuestros oídos. Los únicos sonidos fuertes que escucharíamos serían los de risas y gritos de niños jugando en las calles. Quiza también disminuiría la obesidad o aunque sea el sobrepeso. La pieles estarán más tostadas de andar más tiempo al sol caminando y los músculos de las piernas más hipertrofiados. Tendríamos muchos más contacto y relación con el almacenero de la esquina porque ya no podríamos concurrir y comprar en los hipermercados de las afueras de la ciudad. Las calles estarían libres.

Cuantas cosas han cambiado en el término de unos 100 años. El mundo es totalmente diferente a lo que era, no sólo por los autos, claro está. La invención del automóvil vino de la mano de miles de nuevos inventos y tecnologías. Pero ¿porqué no querer pasar un día sin auto, sin ruido de motor, sin humo en las calles? Tan solo un día.