Saltar al contenido

Regalos de cumpleaños especiales

Regalos especial
Regalos especial

Recientemente he cumplido años y la verdad me he sorprendido de la cantidad de presentes que recibí, cada uno viniendo de una persona especial para mí y teniendo entonces una connotación diferente. Por eso hoy se me ocurrió hacer una nota contando los regalos que he recibido porque todos me han parecido opciones muy lindas para regalar en un cumpleaños.

Obviamente que el regalo depende siempre de quien es el que lo recibe, aunque también de quién lo entrega. Con un regalo uno dice muchas cosas, por un lado el afecto que le tiene a la otra persona y por el otro, lo que quiere dejar en ella. Un regalo es una huella que dejamos en el camino de otra persona.

Así que acá van un par de huellas nuevas que se han añadido a mi camino, es decir, presentes muy especiales que hacen que las personas que  me los obsequiaron estén más presentes en mi vida:

– Una agenda para el año próximo: una agenda para un nuevo año que comienza en breve, en un par de meses. Una agenda es más que dos tapas y u par de hojas con números. Es la representación de que se viene un año más por delante, de la cantidad de cosas que pueden pasar en ese período, de la cantidad de memorias que quedarán plasmadas en tinta en esas hojas con e correr de los días del próximo año.

– Un anotador, pequeño, de bolsillo. En un anotador uno puede expresar lo que siente en determinado momento, desahogarse en los momentos de tristeza y plasmar por escrito los momentos de alegría. Una verdadera terapia para el alma.

– Un libro. En este caso “El lobo estepario” de Hermann Hesse. Un libro es un muy buen regalo, quién lo entrega desea que esas ideas que alguna vez leyó sean leídas por quien recibe ese regalo. Es una manera de transmitir un mensaje o de compartir un mensaje que nos ha gustado o aportado algo a nuestras vidas.

– Imanes para la heladera pero de letras y de frases ya armadas. Resulta muy útil para poner recordatorios en un lugar de uso tan corriente como la cocina, y también para dejar escritas frases que queremos recordar todos los días.

– Un viaje. Entre un par de zapatillas un fin de semana compartido con alguien elijo la segunda opción. Es del tipo de regalos que quedan en la memoria y nada más que en la memoria, o a lo sumo en alguna foto. Son los regalos que se viven.