Saltar al contenido

[Reciclando]: Envases de helado

En este último jueves del mes de mayo, en [Reciclando] te estaremos enseñando a reutilizar los envases de helado. En mi caso decidí que mi envase sería una caramelera, pero la función puede variar dependiendo lo que necesitemos en nuestro hogar. Manos a la obra.

Materiales:

  • Recipiente de helado(puede ser plástico o de telgopor)
  • Botella de plástico
  • Cinta de papel
  • Cola vinílica
  • Servilleta decorativa
  • Cuchillo/tijera

Paso a paso:

1. Tomar el cuchillo y calentarlo en la hormalla. Con él hacer un rectángulo, permitiendo así abrir una ventana en el recipiente. El tamaño de la misma dependerá de las dimensiones del envase. Se deberá tener en cuenta que el pelgopor se derrite con mayor facilidad por lo que se debe tener más cuidado.

2. Retirar la etiqueta y con el cuchillo caliente cortar la parte lisa del plástico, teniendo en cuenta que esta deberá ser más grande que la ventana realizada en el envase.

3. Este paso se relacionará con el decorado de nuestro envase. Aquí se deberá tener en cuenta si el envase posee etiquetas que no se puedan retirar y el color del mismo. Por mi experiencia, les recomiendo utilizar una capa de papel blanco abajo para que luego no se trasluzca el dibujo o color de base. Para esto tomar una hoja de papel, cortarla a mano en trozos irregulares. Colocar una capa de cola vinílica rebajada con agua, en propoción 75%-25% respectivamente, y pegar los papeles, volviendo a aplicar una capa de pegamento encima de ellos. Una vez seco esto, aplicar una nueva capa de cola vinílica con agua, y pegar una servilleta con un diseño atractivo, para forrar el recipiente. Realizar lo mismo con la tapa.

4. Tomar el plástico que recortamos de la botella y adherirlo por dentro del recipiente, haciendo que coincida con la ventana que se realizó anteriormente en el mismo. Tener en cuenta que para este paso se necesitará un adhesivo más resistente que la cola vinílica, como por ejemplo cemento de contacto. Una vez pegado asegurar los bordes con cinta de papel para asegurar el correcto secado y pegado. De esta forma obtendremos un recipiente con un falso vidrio.

5. El último paso será decidir la utilidad del envase. Encontramos variedad de opciones: yerba, azúcar, caramelos, arroz y más. Es interesante jugar con las diferentes formas de envases que podemos encontrar, logrando diferentes resultados.

6. Paso opcional: para emprolijar las uniones o posibles desperfectos al colocar la servilleta, utilizar cintas bies para cubrir.

 Como en ocasiones pasadas nos hemos referido a la contaminación producida por plásticos, hoy hablaremos del telgopor. El poliestireno expandido conocido popularmente como telgopor, es un material plástico cuya contaminación se encuentra entre las de mayor impacto sobre el ambiente. El desecho de este material una vez utilizado es realmente problemático. Aunque es un material liviano ocupa mucho espacio en los rellenos sanitarios(uno de los destinos finales de los residuos sólidos urbanos), lo que reduce la vida útil de estos. El telgopor es un material no biodegradable, incluso tras 500 años, el vaso o plato que utilizamos dos días atrás, estará en algún lugar de la superficie terrestre. Además de esto, es mortal para aquellos animales que lo ingieren, confundiéndolo con comida. La combustión de este material produce sustancias tóxicas que contaminan el aire que respiramos y daña la capa de ozono. El uso de este material es realmente alto, lo que amerita la toma de conciencia por parte la población, la reutilización del telgopor es una forma de contribuir a mejorar nuestro ambiente.