Saltar al contenido

Cómo cocinar alcauciles

Alcaucil al vapor
Alcaucil al vapor

Estamos en la época de cosecha de alcauciles que va principalmente desde septiembre a noviembre. De hecho, el pasado fin de semana en la ciudad de La Plata se celebró la Fiesta del Alcaucil donde se expusieron los mismos y donde se podía degustar los más variados platos hechos a base de este alimento.

El alcaucil o también llamado alcachofa, es en realidad una flor que no terminó de abrirse. Hay dos variedades: los morados y los blancos. Para diferenciarlos se hace por el color: lo morados tienen en sus hojas un tinte de este color y los blancos son todos verdes.

Si bien se pueden preparar en empanadas o como relleno para tartas, para mí la forma más rica de comerlos es simplemente hervidos al vapor. Se colocan en una olla a presión con unos 3-4 centímetros de agua y se dejan al fuego moderado durante 30-40 minutos. Para darnos cuentas de que ya están listos hay que pinchar su base con un tenedor y si está blanda es porque ya están listos para degustar.

La forma de comerlos es ir deshojándolos y raspando con los dientes la parte carnosa. A esto le podemos sumar algún menjunje donde pueden ser embebidas las hojas antes de llevarlas a la boca. Una opción es preparar en un pote un poco de buen aceite, mucho limón y pimienta.

Hay que tener la precaución de no comer la parte del corazón que tiene espinas aunque depende del grado de maduración del alcaucil si hay mucha espina o no hay nada directamente. Así que vayan deshojando con cuidado y una vez llegado al corazón se come la parte más carnosa y se retira la parte que tiene espinas. ¡Que lo disfruten!