Saltar al contenido

Buscamos de dónde venimos, sabemos dónde estamos y nos preguntamos hacia dónde caminamos.

Buscamos de dónde venimos, sabemos dónde estamos y nos preguntamos hacia dónde caminamos.
Buscamos de dónde venimos, sabemos dónde estamos y nos preguntamos hacia dónde caminamos.

Hoy  nos han señalado, que los redactores de Neet, debíamos escribir acerca de algo que nos gustase demasiado, Laura de Neetescuela, escribió acerca del Flaco Spinetta, mi compañero Pablo escribió acerca de como bailar salsa o Leandro de Neetecno, nos cuenta acerca de  su amor por el futbol y la tecnología, así que sí te das una vuelta por Neet nos conocerás un poco más. Yo tengo varias pasiones, una son los perros, los amo, mi sueño es conseguir un lugar y juntar a todos los de la calle, el Futbol es otro, la política me apasiona también (Radical y reformista hasta la muerte) pero hoy les voy a hablar de la Arqueología.

Hace cinco años ya que estoy estudiando Licenciatura en Antropología con orientación en Arqueología. A veces me pregunto ¿qué estaba pensando cuando decidí estudiar esto? Lo primero que te dicen cuando contás lo que estás estudiando es, ¡ahhhhh los que buscan dinosaurios! A lo que uno responde no, yo estudió las sociedades del pasado a través de los restos materiales que dejaron estos grupos. Otra cosa que te dicen, es que no vas a ganar un centavo y que no es importante estudiar esta carrera para el avance de la sociedad, a lo que uno responde, a veces el dinero no lo es todo y uno tiene que remarla para conseguir lo que quiere, por lo que sí quiero ser arqueóloga investigadora tengo que saber que cuesta serlo, pero que con pasión, vocación y tenacidad todo se logra. Y  a la segunda cuestión yo siempre respondo lo mismo, uno siempre tiene que conocer sus orígenes para saber de donde viene y a donde va.

Para mí en este mundo, no existe nada más lindo que irse de campaña (salir a excavar un sitio arqueológico) al medio de la nada, sin nada sólo con las mismas ganas de siempre de llenarte de tierra y encontrar algo, no importa que, pero siempre buscamos sorprendernos. Aunque  a veces el registro arqueológico nos sorprende a nosotros y no encontramos nada.

Ser arqueólogo no es fácil, no sólo recibís las críticas de todo el mundo sino que también tenes que esmerarte mucho para llegar a ser un bueno en lo que uno quiere ser. Hay que tener en cuenta que la arqueología no es sólo investigar, es también mostrar al resto de la comunidad lo que uno encontró y contarles quiénes vivían allí antes, y es también cuidar y respetar lo que uno halla para que las generaciones futuras puedan conocerlas.

Buscamos de dónde venimos, sabemos dónde estamos y nos preguntamos hacia dónde caminamos.
Buscamos de dónde venimos, sabemos dónde estamos y nos preguntamos hacia dónde caminamos.

Tal vez, nos recuerden un día como Indiana Jones, el famoso cazador de tesoros, pero sin dudas somos gente privilegiada que encuentra grandes tesoros bajo tierra, la diferencia está en saber compartirla con el resto de la sociedad.

Existen distintos tipos de lugares donde hacer arqueología, en la montaña, en la pampa, bajo el agua y también existen distintas especialidades, como los que se dedican al análisis de las piedras, como yo, al análisis de restos faunísticos de distintos tipos de tamaño o los que se dedican a la cerámica.  Existen además distintas maneras de hacer arqueología, analizando un sitio arqueológico o una región, pero cada uno de los que queremos ser o son arqueológos, compartimos el mismo amor y la misma pasión por esta profesión y por este estilo de vida que nos llena stress y al mismo tiempo de alegría y satisfacciones.